La mujer escribe y eso es lo que importa










22 de julio de 2017

Agota Kristof, Sin poesía (+1)


Agota Kristof por Olivier Roller


Leo aún, si tengo algo que leer, a la luz reverberante. Luego, cuando me duermo
llorando, nacen frases en la noche. Dan vueltas a mi alrededor, cuchichean, adquieren
un ritmo, riman, cantan, se convierten en poemas:

«Ayer, todo era más bello,
la música en los árboles
el viento en mis cabellos
y en tus manos tendidas
el Sol.»

(de La analfabeta/L’analphabète, 2004
Traducción de Juli Peradejordi)





A G O T A  D I X I T



Fotografía de Cig Harvey


SIN POESÍA

Un editor italiano se ha propuesto publicar toda la obra de Agota Kristof, empezando por los poemas en húngaro. Ella se niega. 

¿Cuando escribía en húngaro también era tan cruda, o la crudeza de su estilo viene del hecho de que el francés no sea su lengua materna? 

"No, no. En húngaro era muy poética. Demasiado. Por eso no me gustan aquellos poemas. Creo que si hubiera seguido escribiendo en húngaro habría ido quitando y quitando, diciendo sólo lo estrictamente necesario. Seguramente mi forma de escribir viene del teatro. Diálogo puro. Lo justo, sin relleno, sin grasa. ¿Para qué dar vueltas? ¿Para hacer literatura? No me interesa la literatura."

(extraído de: EL PAÍS, nota de Javier Rodríguez Marcos)





Agota Kristof 
(Csikvánd, Hungría, 1935 - Neuchâtel, Suiza, 2011)
Escribió toda su obra en francés
para leer más en: BLOG DEL AMASIJO
para leer Los viajeros del barco, en: LA CANCIÓN DE LA SIRENA
para leerla en lengua italiana
para leer una nota en: AHORA SEMANAL
y en: ELMUNDO.ES

20 de julio de 2017

Cristina Díaz Aragón, Yo creciente, tú menguante



Full Moon Odyssey, ph Chin Wei Loon


YO CRECIENTE, TÚ MENGUANTE

No me importa que otra lo haga mejor.
Lo de quererte, digo.
No hay forma mejor de amar
que la de hacerlo de esta forma desquiciada.
Yo no sé qué va a ser de mí,
pero no se hacerlo de otra manera.

Tengo que quererte mío,
locamente,
sin pausas.
Te quiero de esta forma absurda
que no sé si comprendes.
Desbordada,
plena como la luna llena.

Sólo te puedo querer así,
inundada de ti,
creciente a cada beso,
maltrecha a cada segundo separados.

No me importa que tú no lo hagas igual.
Lo del amor en general, digo.
Te voy a querer por encima de cualquier otro,
siempre, 
aunque tan sólo seas menguante.




Cristina Díaz Aragón
(Ciudad Real, España, 1986)
Reside en Puertollano
POETA/LIC. EN DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES
de Todas las despedidas son imperfectas, Ediciones Puertollano, 2017
leído en el muro de Fran Barba
en FACEBOOK
en TWITTER
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...